Baja Fidelidad (2019)

CANCIÓN DEL VAGABUNDO

Hay una cierta historia
si la quieres escuchar
de un genio solitario
en el centro de la ciudad
(Tu prisión es la ciudad)
En el medio de la gente
en el parque está su lugar
Si hace frío bajo el puente
con remedios para olvidar

Y sabe quién vendió el mundo
Quién el mundo compró
Quién controla vuestras vidas
Quién la luz os robó

Con la gorra de las pesetas
guitarra en mano suele estar
«Borracho, vagabundo»
piensa la gente al pasar
Pero él es el dueño del mar
Y al llegar la madrugada
A la taberna se va a soñar
Ron, tequila, marihuana
Muchas maneras de escapar

Y sabe quién vendió el mundo
Quién el mundo compró
Quién controla vuestras vidas
Quién la luz os robó

ANDAR POR ANDAR

Hasta aquí hemos llegado
Con prisa pero tropezando
Caminando paso a paso
Y yo como un lobo en la ciudad
No me costó escapar
Y ahora es andar por andar

Me suelo encontrar a la deriva
donde a ti se te escapa la vida
Vuelvo al punto de partida
Y yo como un loco en la ciudad
Viendo la gente pasar
Todo es andar por andar

Andar por andar a la deriva
Viendo como se te escapa la vida
La noche me ofrece su sonrisa
Y yo olvido mi nombre viviendo deprisa

Lo siento, no quiero ser como tú
Los ojos metidos en un baúl
Todo lujo, todo libertad
A quién quieres engañar
Una mano moviendo los hilos
La otra llenando los bolsillos
Todo lujo, todo libertad
Todo lujo, todo libertad

Y yo como un lobo en la ciudad
Viendo los coches pasar
Ahora es andar por andar

CANCIÓN DEL BORRACHO

Compañero échame tan solo un trago
El primero de los que quedan por tomar
Que quiero liberar al dios pagano
que encerrado en la botella siempre está
Y dejar que se me escape de las manos
y que me eches a patadas de este bar
Sé que es inútil brindar por el pasado
Que solo una cosa me puede consolar

Y le dije «no quiero volver a verte»
No que la quisiera olvidar
Y pasaré la noche seguramente
donde nadie me pueda encontrar

Compañero échame tan solo un trago
El primero de los que quedan por tomar
Y ahora como buen samaritano
el licor nuestras heridas curará

Compañero échame tan solo un trago
El primero de los que quedan por tomar
No me prives del mejor de los amigos
aquel que nunca me puede fallar
Compañero no me eches a patadas
no dudes de mi lealtad
Juro que Dios las copas que te debo
en su misericordia las pagará

Y le dije «bruja, vete al carajo»
No que la quisiera olvidar
Y ahora no puedo caer más bajo
Por favor ten caridad

DANDO VUELTAS COMO UN LOCO

Igual no dejo de inventarte en sueños
Igual nunca dejé de ser pequeño
Igual éramos entonces demasiado viejos
Igual éramos entonces demasiado viejos

Dando vueltas como un loco
y esperando como un tonto
El día que vuelvas me mires
y sepas que hoy no quiero oír tu voz

Y aunque grite que te odio
no te quiero olvidar
Te miro y pienso,
de la carretera nadie se puede salvar
Todo queda demasiado lejos
y se acerca el final
Todo queda demasiado lejos
y se acerca el final

Dando vueltas como un loco
y esperando como un tonto
El día que vuelvas me mires
y sepas que sólo quiero oír tu voz

LA CANCIÓN DE LOS BARRIOS BAJOS

En la ciudad de los barrios malditos
hay una canción. Dice algo sobre un niño
¿Qué le da temor?
Amenazando le dijo el destino:
«No puedes jugar aquí.
Cuando hables con extraños
la Muerte vendrá a por ti.
Y cuando te ofrezcan algo,
corre si no quieres llegar
adonde los niños malos se portan mal».

En los barrios bajos hay una canción
De los tiempos malos huye el amor

En la ciudad de los barrios bajos
hay una canción.
No habla de matar a los malos.
No habla de amor.
La canta un viejo con pata de palo
borracho en el rincón
Ella duerme con la aguja en la mano
el sueño del perdón
La gente anda confusa en la calle.
Solos sin razón.
Buscan algo en el mundo y no saben.
Lo olvidaron en el cajón.

En los barrios bajos hay una canción
De los tiempos malos huye el amor

Ven por cada noche que duermes sola
¿Ves? Mira cómo pasan las horas
Sí, baila en la noche loca
Ven por cada noche que duermes sola
No puedes partir

OTOÑO

No quiero ser esclavo sin alas
No creo en banderas ni en patrias
No creo en la creciente luna de plana
No creo en cruces ni espadas

Solo creo en el susurro del viento
que acaricia las ramas empapadas
Solo en la oscuridad de la noche
Cuánta belleza rota y robada

Cada noche me enveneno
Soy del aire, soy del viento
Cada noche se estremece
la morada de mis sueños

Ya no creo en el embrujo de su mirada
¿Has visto como duelen mis palabras?
Puedo romper corazones
Puedo romper montañas
No necesito armas, solo palabras

Ya no creo en el embrujo de su mirada
Ni en la tortura de su alma encantada
Y la verdad mata a quien no quiere escucharla
Solo con palabras ¡Solo con palabras!

Cada noche me enveneno
Soy del aire, soy del viento
Cada noche se estremece
la morada de mis sueños

TODO MANCHADO DE SANGRE

Martes. Siete de la tarde.
Bajó para despertarte.
Hay sangre en la acera
Otro asesino en la calle
Pasa el tiempo y no sabe
Si estás allí, tal vez es tarde
Mientras, suenan las sirenas
y se va para salvarse

Todos son unos tiranos
Solo quieren engañarte
El asesino se ha marchado
Con coches de lujo,
todo manchado de sangre
Todo se seca y se muere
En tu bolsillo está el culpable

Compartir