Una mención a mi libro en Culturplaza.com

zahara_2

No os perdáis este artículo sobre la carrera musical de Zahara, donde el periodista Jorge Salas ha tenido el detalle de citar mi libro ‘Marketing musical: Música, industria y promoción en la Era Digital’.

Os dejo un pequeño extracto:

“No se puede comparar el trabajo comunicativo que es capaz de realizar un grupo íntegramente autogestionado, al trabajo que pueden realizar empresas y profesionales especializados en ello”. Lo dice David Andrés Martín, periodista y especialista en comunicación corporativa, en su libro ‘Marketing musical: música, industria y promoción en la era digital’, y tiene sentido. Lo que sucede es que, a pesar de que esta sea una historia de sentido común, también lo es de imprevisibilidad. La relación de Zahara con Universal acabó “como el rosario de la aurora”, pero los resultados demuestran que las humildes herramientas de protomarketing de una sola persona dieron más y mejores frutos que la inversión publicitaria de una gran discográfica que, entre otras cosas, lanzó una campaña de patrocinio en La Vuelta de 2009 con su canción “Merezco”.

Antes, y con la única promoción de la cantante en sus redes sociales, ‘La fabulosa historia de…’ permaneció durante 4 semanas en el puesto 21 de la lista de ventas del país; lo cual tampoco es que sea precisamente fabuloso, pero siempre será mejor que no conseguir el retorno de la inversión con un disco que no volvió a las listas a pesar del innegable esfuerzo de promoción, tal y como cuenta la cantante. “La gente no es tonta, sabe cuándo quieren venderle algo”, avisa Zahara, que explica que “cuando ‘La fabulosa historia de…’ salió no terminó de cuajar a pesar de la gran campaña que hubo porque no era algo del todo verdadero, y eso impregnó el disco de cierta inseguridad”.

La de Zahara es una historia de romper leyes escritas y demoler verdades pactadas, pilar por pilar, ladrillo por ladrillo. Sobre la autogestión, David Andrés Martín asegura que ese momento en el que “los propios artistas controlan todos los aspectos de su carrera” y son “jefes y empleados” tienen fecha de caducidad, como los virus de un resfriado. “Tarde o temprano, cuando el proyecto empiece a crecer, acudirán a manos profesionales y expertas”, apunta. Sin embargo, el caso de la cantante jienense no atiende a pronósticos y, en 2011 y tras desandar los pasos en Universal, regresó a la autoedición con su último disco hasta la fecha, ‘La pareja tóxica’. “Los músicos ya no somos solo músicos, para bien o para mal hemos tenido que aprender a editar fotos, vídeos, a negociar con salas, discográficas, agencias y, por supuesto, a saber vendernos”, reconoce Zahara. “Hemos tenido que hacerlo por necesidad”.